Portugal is a country full of traditions that surprise many people when they get to know them first-hand. It has a history of conquests and colonisations that, over the years, has resulted in a rich culture with intonations of the heritage gained from all the people that have lived together in the country.

An important part of Portugal’s culture is its gastronomy. Portugal’s cuisine is like an explosion of flavours where the sea is always at the forefront, although meat and desserts also play an important part.

Below I will tell you about 6 typical dishes that you will end up wanting to try.

  • Bacalhau à Brás:

One of the main ingredients in Portuguese cooking is fish, especially cod. Portuguese recipe books include endless ways of cooking this delicious food and one of the most popular throughout the country is ¨bacalhau à brás¨.

This dish is quite simple to prepare and can also be found under the names bacalhau dourado or bacalhau à Braz (with a z), depending on the region of Portugal where you are.

It consists of salted cod (desalinated one day before the dish is prepared), scrambled eggs and chips. On serving, it can be accompanied with other ingredients like black olives and parsley.

  • Caldo Verde:

Another popular traditional dish in Portugal is Caldo Verde. Many consider this to be Portugal’s national dish, even above cod. One reason for this is that it is its close relationship with the country’s religious traditions. For example, all Portuguese families prepare this dish on Saints’ Days.

Se hace a base de una sopa que contiene como ingrediente principal puré de papas. También se le agrega aceite de oliva, cebolla, ajo, pimienta, col verde rizada y chorizo ahumado. Todos los ingredientes se van incorporando poco a poco luego de una elaboración previa hasta conformar el caldo. Otra costumbre vinculada a esta receta y que resulta de gran curiosidad para muchos, es que en las celebraciones de fin de año en casi todas las casas se consume después de la media noche.

  • Francesinhas:

Sin duda alguna este plato característico de la cocina portuguesa también se encuentra entre los más deliciosos. Es una receta bastante moderna creada por un chef portugués que vivió muchos años en Francia e hizo una versión lusa del plato Croque Monsieur.

Se trata de un sándwich contundente preparado a base de dos tipos de salchicha portuguesa, jamón y bistecs de carne. Todo esto aderezado con queso derretido y una salsa picante donde los ingredientes principales son el tomate y la cerveza. Suele servirse acompañado de papas fritas que podrás untar con la salsa y explotar al máximo su inigualable sabor.

Aunque la región donde más se consume es Oporto, podrás encontrarlo fácilmente en muchos centros gastronómicos del país.

  • Feijoada:

La Feijoada es otra de las recetas tradicionales en la cocina de los portugueses e incluso en países que fueron colonia de Portugal como Brasil y Angola.

Se prepara a base de frijoles, pueden ser blancos, negros o rojos en dependencia de la región donde sea servida. Al plato se le agrega carne de cerdo o de res y también dependiendo de la zona donde se consuma, se le agrega al guiso tomate, zanahoria y col.

En muchas ocasiones viene acompañado de arroz y naranja, y si te resulta una combinación un poco extraña debes saber que esta le aporta al plato un sabor exquisito e inigualable.

  • Caldeirada de peixe:

Es un cocido que hacían frecuentemente los pescadores con los peces que se rompían en las redes o que no tenían el tamaño adecuado para una venta óptima en el mercado. Con el paso del tiempo esta receta fue perfeccionándose hasta convertirse en una de las preferidas de los portugueses.

Actualmente se prepara con rodaballo, congrio, merluza y raya, aunque puede usarse todo tipo de pescado. Además se le agrega papa, cebolla, laurel, pimienta negra y vinagre. Al servirse es muy común que se ponga también a la mesa rodajas de pan y se acompañe con vino verde.

  • Pasteles de Belém:

Por supuesto que esta lista de platos típicos de la gastronomía portuguesa no estaría completa si no se incluyen los postres. Son muchos los que identifican la tradición culinaria de Portugal y en especial los pasteles de Belém.

Similares a los pasteles de nata, estas son pequeñas tortas con masa de hojaldre rellenos de crema. Al servirlos usualmente se le agrega por encima azúcar y canela en polvo y se pueden degustar tanto fríos como calientes. Son vendidos en la mayoría de las pastelerías de la ciudad, sin embargo según el testimonio de muchas personas las mejores son las que se comercializan en su lugar de origen.

Aunque la receta original de estos dulces tan gustados en el mundo entero aún es un misterio que mantienen en secreto desde el siglo XVIII, existen muchas personas que a través de sus conocimientos culinarios y los sabores apreciados a partir de los pasteles han logrado reproducirla.

Si vas de visita a Portugal te recomiendo que no pierdas la oportunidad de probar cada uno de los platos mencionados anteriormente. Te garantizo que tu experiencia no estará completa si no haces una parada a degustar su maravillosa gastronomía.